Fumarse un pitillo mientras se llena el depósito de gasolina del coche.